Review: 3:10 To Yuma (2007)

23 08 2009

4 out of 5

4 out of 5

 

 

En corto: Con las fuertes participaciones de Christian Bale y Russell Crowe es más que suficiente para darle el sí a 3:10 To Yuma, aún cuando la trama no parezca de interés.

 3 10 To Yuma image 3

Iron Knight reviews 3:10 To Yuma

Desde que se estrenó esta película me llamó bastante la atención. Hacía mucho que no se veía una “western” hoy en día, y bueno, después de ver algunas críticas no tuve duda de que se trataba de un buen filme. Pero fue hasta hace poco que finalmente recordé rentarla y la pude ver. ¿El resultado? Positivo.

OJO: SPOILER ALERT!!!

3:10 To Yuma es, antes que nada, un remake del filme homónimo de 1957, que, obviamente jamás he visto. Asimismo, ambas cintas están basadas en la historia corta de Elmore Leonard. Como todo remake, la trama se parece a su original, salvo por alguno que otro detalle.

3 10 To YumaDan Evans (Christian Bale) es un ranchero cojo empobrecido, cuyas tierras y vida familiar se ven amenazadas abruptamente por la sequía. Desafortunadamente, le debe dinero a un tipo, que planea vender esas tierras para ferrocarriles, por lo que decide ir al cercano pueblo de Bisbee a negociar un trato.

En su camino con sus dos hijos, observan el asalto del ladrón criminal Ben Wade (Russell Crowe) y su pandilla a una diligencia armada, y pronto acuden a la ayuda del único sobreviviente, el señor Byron McElroy (Peter Fonda). Al llegar los guardias de Bisbee, al lugar (después de escuchar la noticia), Evans les avisa que la banda probablemente esté en Bisbee. En efecto, ahí se encuentran, y después de recibir una respuesta negativa al negociar con el güey a quien le debe, Evans se topa con Wade, y lo retiene lo suficiente para que los guardias del pueblo lo arresten.

El resto del filme es una peligrosa misión que consiste en trasladar a Wade al tren de las 3:10 que lo llevará a la prisión de Yuma, en donde posiblemente sea ejecutado. El trayecto se tornará díficil y será toda una lucha psicológica y de voluntad para el grupo que lo escolta, el cual incluye a Evans, quien se compromete a ayudar a cambio de dinero y la garantía de sus tierras.

La cinta en general resulta muy bien lograda y el guión es sólido. Aquí no hay escenas sosas, ni personajes ridículos, ni situaciones estúpidas. Todo lleva una narrativa bien manejada. Pero son, sin duda, la mayor fortaleza (y lo que resalta), las excelentes actuaciones por parte de los protagonistas, Bale y Crowe, quienes demuestran su calidad y su talento una vez más (¿alguien duda de estos cabrones?). Tan sólo por ellos vale la pena ver elRussell Cowe as Ben Wade filme. Por supuesto sus personajes están muy bien desarrollados; ambos son presentados como hombres con un código de honor a seguir, y con problemas personales, dejando de ser los típicos “bueno” y “malo”. Y ambos actores los enriquecen al darles un carácter que te hace simpatizar con uno y otro, dejándote sin poder decidir a cuál le vas. Incluso pelean muy sutilmente por atraer la atención de William, el hijo mayor de Evans, quien se ve enormemente atraído por el carisma de Wade. Y es que el personaje de Crowe hasta puede ser visto como un diablo, no por nada más de una vez dicen la línea: “No le hables”. Claro, tampoco hay que dejar de lado a Ben Foster que interpreta a Charlie Prince el brutal segundo al mando de Wade, quien lidera a la pandilla hacia el rescate de su jefe, a quien le tienen una profunda lealtad. Cuando ves a este güey, sabes que es de esos con el que no debes meterte. Aquí quizás radique mi único “pero”. Nos presentan a este cabrón como alguien más mamón que el mismo Wade. Pero bueno, la verdad no es gran cosa, porque al otro también hay que temerle, como demuestra al asesinar vilmente a dos de sus escoltas. Oh, otra cosa: la muerte del final me pareció algo que medio que no quedaba, y bastante innecesaria, y el momento clave del desenlace pudo haber sido un poquito mejor.Pero bueno, eso se compensa con una bella y bonita escena final, y muchas que involucran a Cowe, un pinche genio actoral.

La dirección toma buen rumbo bajo la batuta de James Mangold, quien hiciera Identity (2003), un muy rescatable thriller psicológico, y Walk The Line (2005), que le dio el codiciadito Oscar a Reese Witherspoon. Esperemos que este güey no se pierda, porque vale la pena.

3:10 To Yuma hace un aplaudible intento de revivir el western, y si bien, dudo mucho que esté a la altura de otros clásicos, sí tengo las suficientes referencias de que se trata de una mejor cinta que la original, algo que raramente sucede en estos casos. Réntenla, pa’ que vean.

3 10 To Yuma image 2

*Format based on Screen Rant.

Anuncios




Review: Terminator Salvation (2009)

16 08 2009

1 out of 5

1 out of 5

En corto: Terminator Salvation es, por mucho, la peor película del verano.

Terminator Salvation image 3

Iron Knight reviews Terminator Salvation

De entre lo que ha sido un verano bastante mediocre, llega Terminator Salvation (2009), el cuarto filme que nadie pidió de una franquicia que era muy buena dos películas atrás.

OJO: SPOILER ALERT!!!

Mmmm, ¿pues qué decir? Lo que sonaba hace un año como algo medio prometedTerminator Salvationor, salió peor de lo que yo esperaba. Se los pongo así: me gustó más Transformers: Revenge of the Fallen (2009), y eso ya es decir, porque también es un filme descarado y pésimo. Pero eso sí, sus efectos son para quitarse el sombrero (esperen nominación al Oscar en este ámbito), y más aún en IMAX. Pero bueno, como este es un review de Terminator, empecemos a criticarla a lo máximo.

Terminator Salvation se sitúa en el año 2018, en plena Resistencia contra Skynet, (el sistema de inteligencia artificial antagónico de la serie) comandada por John Connor (Christian Bale) y otros. Ah! pero antes hay un flashback verdaderamente mal hecho que te evita mostrar interés desde el inicio.

Bueno el chiste es que un güey llamado Marcus Wright (Sam Worthington) seTerminator Salvation encuentra medio desorientado y conoce a Kyle Reese (Anton Yelchin), joven de vital importancia para ambos bandos puesto que es el padre de Connor (como visto en The Terminator (1984)), por lo que poco después, o más bien, casi enseguida es capturado y su rol se ve enormemente disminuido. Aquí otro mega hoyo: ¿Por qué carajos Skynet no mató a Kyle de una vez y ya? ¿No estaba en su lista de indeseables como el No. 1? Eso no importa, porque luego, Marcus comprometido a liberar a Kyle, es tambíén capturado, pero por la Resistencia, quienes descubren algo infinitamente obvio: es un androide. Ahora aquí hay un error también de mercadotecnia; nos deberían haber reservado el saber de antemano ésto, para añadirle siquiera algo de emoción al uni-dimensional filme. Lo peor es el pinche Marcus se la pasa diciendo que él es humano, cosa que nunca es resuelta, y después de perder el tiempo, Connor hace un pacto con él, para realizar el asalto-clímax a la base de Skynet y rescatar a Kyle. Y tan-tán, pelean un poquín, el Connor disque se muere, y el otro se sacrifica. Y la pregunta es: ¿y todo esto fue para…? Pues, quién sabe, pero McG termina lo que según el es una película y manda a todos a sus casitas.

Como puedes darte cuenta, tanto el guión como el director son una mierda.  De entre dos no hacen ni medio. El pobre director McG, a quien le auguro un Razzie, apenas y puede continuarle y uno se queda esperando todo el pinche filme que algo decente se muestre, pero eso, obviamente, nunca llega. Por supuesto, se agradece que no sea tan larga como Transformers, pero eso es porque no da para más. Hay personajes que vale madres si están o no, y jamás llegas a conectarte con ninguno. El mayor problema de todos: resulta que John Connor NO es el protagonista, es Marcus Wright, y prácticamente todo la cinta recae en él, lo cual no es bueno, porque a pesar de que medio se esfuerce, Sam Worthington no le puede sacar más al papel (esperemos que en Avatar (2009) muestre su potencial); lo mismo sucede con Yelchin, quien se vio mucho mejor en Star Trek (2009). Christian Bale por primera vez le imprime una hueva tremenda a su papel, y de nuevo, el pendejo de McG desaprovecha talentos como Bryce Dallas Howard o Helena Bonham Carter.

Terminator Salvation image 2

John Connor se pregunta por qué su filme no es bueno.

La acción es de mehhh… y el look del filme sólo te da más hueva que hasta bostezas. Lo que sí me emputa es ver a McG queriendo hacer escenas chigonas, que sólo resultan estúpidas, como cuando Marcus “cubre” a una tipa de una explosión, y ambos salen vivitos y coleando. O bien cuando Marcus, se avienta de una pinche altura al agua, y se va rebotando sobre ella. Ajá sí como no…

Algo interesante y que me alegra, es que la cinta recaudó cantidades mediocres en taquilla considerando las expectativas y que Warner la tenía como una gran apuesta. Vamos, hasta The Hangover (2009) ha resultado más palomera.  Ójala y se den cuenta de que cuando acaba una saga, es porque de verdad acaba… No lloren Warner, a Harry Potter aún le faltan dos años…

*Format based on Screen Rant.





Public Enemies (Tarde, Pero Seguro)

13 07 2009

Sinceramente hay pocas cosas que rescatar de los estrenos veraniegos de este año. Public Enemies es una de esas cosas, evidentemente.

Ya he leído muchas reseñas de la película y concuerdo, en casi todo, con ellas, pero tengo que admitir que, aunque es muy buena película, me dejo deseando un poquito mas.

El, ya mencionado, duelo de interpretaciones Depp-Bale, es enorme, y parece mas que evidente quien resulta ganador de dicha contienda. Y es que John Dillinger, es un personaje, que parece hecho a la medida de Johnny Depp. Depp recrea a la perfección, esa empatía que John Dillinger tenía con el público, esa empatía que te hace sentir, al final, que se acaba de perder a alguien grande, por mas malo y canalla que dicho alguien hubiera sido. Y como no pensar así. John Dilliger es uno de esos hombres que ya no se fabrican (ay cabrón, soné como menopáusica solterona a la que no se la han metido en años. Verga). Dillinger es un tipo que creció a base de madrazos y que tuvo que enfrentarse a esos madrazos únicamente con seguridad, convicción, astucia y cojones, pero sobre todo cojones, cualidades que solo me atrevo a equiparar con las de Tony Montana (tal vez exagero). Esa es la desventaja de Christian Bale. Melvin Purvis por su parte, es un tipo mas frío, un tipo con menos appeal con la audiencia, pero que al final cuenta con cualidades muy similares ( de ahí que el enfrentamiento resulte tan cabrón), pero con un extra, que no son ni Alfred y ni el Batimóvil (eso fue puro fan-service), sino una organización policial muy cabrona, que marcaría las bases de algo gigantesco. Eso es lo que tiene Purvis en lugar de un gran carisma (y de Marion Cotillard) y que al final resulta mas efectivo. Y si me preguntan, me parece que Melvin Purvis es mucho mejor superhéroe que el mismo Bruce Wayne (creo que algo parecido a lo que hizo con este papel, le hizo falta a Bale en TDK)

El manejo de cámara es algo que en realidad no me gustó mucho, pero que resulta un recurso infalible para las rápidas secuencias de balazos. Gran acierto de Michael Mann. Mann es un güey que sabe perfectamente como transmitir el drama que viven sus personajes, a la audiencia. Y eso lo hizo a la perfección durante toda la película (a pesar de que en algunos momentos luce un tanto lenta), desde las escena en la que Walter muere, o cuando Billie recibe una tremenda putiza hasta que el público es testigo, al filo de la butaca y apretando con gran fuerza la mano de su acompañante, de un, ya inminente desenlace, guardando siempre la esperanza de que milagro salvé al carismático, pero problemático protagonista.

Por cierto Marion Cotillard es una puta belleza