Yo solo apago la luz… ó “No es otro tonto post de despedida”

9 11 2009

Si amiguitos, si les hablo a esos 3 pendejitos amiguitos que nos leían, Le Blogué ya no es lo que era, y miren que no era mucho, pero no nos quejábamos, pero ya no es divertido, perdió el chiste, al menos el que en principio teníamos pensado Le Gay Amí y un servidor.

Quiero dar las gracias al Dr. Chunga en los controles, a Laura Paussini por el patrocinio que nos brindo, así como a McFly por enseñarnos que los Beatles pueden ser desbancados por una bola de idiotas, también a mis amiguitos de la Warner por esos cheques que nunca llegaron (NADIE VEA AVATAR PORFAVOR). Very Special Thanks to George Lucas el creyó desde un principio en este proyecto). Un saludo especial al Mease Toño la única persona interesante que decidió pararse en este humilde espacio, y a ustedes bloguérs por sus enriquecedoras experiencias compartidas en este espacio.

No olviden apoyar al Amigo Gay para el Nobel de la Paz, a Motaman para el Grammy, a Iron Knight para el Oscar, y Lelouch para algún cargo de elección popular

Así que yo solo apago la luz… el último que salga por favor que cierre la puerta, y desconecte el enchufe no nos vallan a caer los de Luz y Fuerza.





Sexohumoradas

14 10 2009

Es hora de ponernos divertidos, y vulgares. Sólo son imágenes, sí… pero bien que arrancan una que otra carcajada. Asombra de repente como le gusta a la gente andar bromeando con respecto al tema del sexo, que actualmente, ya no es sino algo totalmente cotidiano, que hablas hasta con extraños, sin la verguenza de los siglos pasados. Así que… ¿por qué no reir con diversión sana en base a ello? Sexo sano, risa sana, ¿no?

Las apariencias engañan, ¿no?

Apariencias

 

Un huesito…

huesito

 

Morbosas…

morbosas

 

Mujeres = a Problemas…?

mujerproblemas 

Pegamento… ingenioso?

pegamento

No cabe duda que nos causan risa… no se pierdan!





Si es otro tonto post de H

10 10 2009

Amiguitos, en mi racha de originalidad  les presento mas plagios sin ninguna aportación de mi parte.

El amiguito se llama Remi Gaillard y el actua y produce todas sus ocurrencias, para ver mas estupideces visiten http://www.niportequi.com

H rules





13.- Amor En Tus Ojos

9 10 2009

Después de los “medio alocados” capítulos anteriores (respectivamente hablando, del 9-11), llega el ya #13. Un poco más calmadito, no tan provocador pero igual de interesante para quienes han seguido el pequeño fan-fic. No se pierdan, y pues el tiempo de cambio le anda llegando a nuestro querido Le Blogué, en cuanto a formato, ahí vayan checando los nuevos cambios…

Weasley

Se acercó cauteloso, tierno en su andar. Sabía que debía tener calma y mostrarse sereno ante ella, si es que quería recuperarla. Cómo explicarle ese erizamiento en la piel con solo sentirla, con solo observar esos cabellos Moviéndose al compás del viento y siguiendo el sonido de las hojas. Pero como decirlo, si ya era tema antiguo, si el destino ya estaba trazado y sentenciado para ambos y ella no querría saber de segundas oportunidades, ¿por qué intentarlo, por que llorarle y sostenerse de sus rodillas pidiendo perdón, suplicarle piedad para un corazón herido… para un corazón herido, para una mente desquiciada?

                Hermione por su parte se sintió algo nerviosa. Observó esa mirada verde apacible, que le dedicaban el recuerdo de una historia de amor, de una querida historia de amor.

                Y quizá eso le obligaba a sentirse incómoda. Recordar esos infinitos abrazos, esos interminables susurros en que se prometía amor, en que se prometía sinceridad y consuelo del bueno… recordaba con solo mirar ese brillo infantil, ese carisma excepcional que solo Harry sabía transmitir, una enseñanza completa, una primera vez de entrega.

                Con solo detener, detener un instante la mirada en esas manos blancas, en esas manos que ella estaba segura que seguían igual de tersas, igual de cálidas y finas… en esas manos de minucioso recorrer, de detallado andar, que cumplieron su labor con dulzura y estremecimientos por doquier.

                Era amor… o quizá no, tal vez era solo un instinto que se siente por el amor pasado, nadie lo sabía; solo se percibía un ambiente de paz mezclada con impaciencia, de locura mezclada con razón… de amor mezclado con recelo. Sólo en esos ojos estaba la respuesta.

                -¿El profesor Snape? -preguntó volviendo en sí Hermione, pensando recién en ese momento para que la querría.

                -Sí… el profesor Snape… -contestó rápidamente Harry mientras se secaba la transpiración de la frente.

                -Bien, voy en seguida… -dijo secándose las lágrimas anteriores y limpiándose la falda del pasto impregnado- …me pregunto qué querrá…

                -Si te dice algo, -dijo Harry, dándole la espalda- te está esperando con Malfoy…

                Hermione no se atrevió a mencionar palabra alguna, ningún sonido diferente a su respiración abrumada salió de sus labios.

                Harry comenzó a avanzar a pasos apresurados delante de Hermione. Se había metido las manos en los bolsillos y la cabeza la había agachado para esconder su melancolía… esa melancolía, esa tristeza que sentía al saber que con sólo nombrar a Draco Malfoy, un efecto pendenciero en la chica de ojos miel se producía de inmediato.

                Hermione seguía los pasos de Harry en silencio, mientras su cabeza no dejaba de tratar de adivinar que querría decirle.

                Finalmente entraron al castillo, ambos con el corazón apretado y la garganta árida. Se dirigieron a la mazmorra del abominable profesor de Pociones, con un dolor que traslucían sus ojos, que traslucían lo esmeralda y lo miel de un amor olvidado. Hermione se disponía a golpear la puerta, cuando Harry le detuvo la mano poniendo la de él encima; apretando con fuerza.

                -Hermione… -dijo en una voz trémula.

                -¿Sí? -preguntó Hermione nerviosa.

                -Te amo -confesó Harry mordiéndose los labios con ternura.

                Hermione se soltó de la mano de Harry y golpeó la puerta con resolución. Una voz agresiva se escuchó desde adentro.

                -Entre señorita Granger, el señor Malfoy y yo la estamos esperando…

                La chica entró de prisa, sin decirle nada más a Harry… a Harry, que después de observarla perderse a través de la puerta, se agarró los cabellos negros desordenados y los tironeó… y lo siguió haciendo, hasta entrar a su sala común y encontrarse con Ginny.

                Ginny lo miró con una sombra en sus ojos… con preocupación. Era sin duda pavor, terror.

                -Quiero hablar contigo Harry… es grave… -dijo la chica poniéndose de pie y soltando los pergaminos que sostenían antes sus manos.

                Harry asintió levemente con la cabeza.

                -Estoy embarazada Harry… vamos a ser padres.

                Harry se sentó en el suelo… rogando que no fuera cierto lo que acababa de escuchar.

 

-*-

 

                -Pensé que se demoraría más en llegar señorita Granger… -comentó el profesor en tono acusador- como envié a buscarla con el señor Potter.

                -¿Qué quiere profesor? -preguntó con voz algo violenta.

                Hermione miró de inmediato a Draco. Éste estaba sentado frente al profesor, con una mano que sostenía una pluma y con la otra hacía varios movimientos, que indicaban claramente un estado de nerviosismo. Su mirada gris estaba concentrada en la pluma y sólo cuando Hermione habló, soltó su distracción y se preparó para ver la reacción en Hermione que el profesor tenía que decir… y que él ya la conocía en todo su esplendor.

                -Es muy simple señorita, -comenzó a decir Snape mirándola con severidad y en un tono perfectamente petulante y despectivo-. Tendrá que cumplir un castigo… un castigo muy parecido a la vez anterior.

                -¿Con Malfoy? -interrumpió la chica mirándolo con sorpresa en sus ojos.

                -Obviamente señorita… -contestó poniéndose de pie y acercándose levemente hacia la puerta.

                Draco no hablaba, si su respiración no irrumpiera en el silencio incómodo de la habitación, se creería perfectamente que ya se hubiera marchado.

                -Pueden retirarse… -dijo el profesor abriendo la puerta- luego les diré en qué consiste específicamente, tiene que ser un buen castigo, pues la barbaridad que vi cometiendo… en fin, para que repetir algo de tan mal gusto.

                Draco esbozó una sonrisa coqueta en cuanto escuchó “barbaridad”, y dirigió levemente la mirada a la pluma para dejarla en su puesto original. Hermione fue la primera en salir huyendo de la mirada lujuriosa que le dirigían ciertos ojos grises… que lograban nuevamente su objetivo de ponerla nerviosa y de comenzar a delirar.

                -No podrás escapar de mi Hermione… por mucho que huyas, yo estoy trazado en tu destino como un virus.

                -N o Draco, -dijo volteando en forma desafiante- no es así… yo me encargaré de encontrar una solución… -objetó con seguridad.

                -¿Piensas buscar en la biblioteca? -preguntó Draco en tono burlesco.

                -Supongo, no es mala idea… -contestó Hermione digiriendo sus pasos a las escaleras.

                -Vamos ahora… de inmediato… yo te acompaño.

                -Como quieras, así haremos lo que sea para que todo este maldito hechizo se acabe de una vez por todas.

                Hermione tomo la batuta del camino hacia la biblioteca, segura de que debería existir alguna posibilidad de solución, de que tal vez no había leído por completo ese libro aquella noche… aquella noche, aquella noche, aquella noche.

                -Aquella noche… -dijo finalmente la chica sin darse cuenta que sus pensamientos habían salido de sus labios.

                -¿Aquella noche qué? ¿Cuál de todas?

                -Cierra la boca -contestó la chica.

                -Pues no pienso hacerlo.

                -Si no quieres callarte lo haré yo… ¡¡¡TE ODIO, SIEMPRE ME HACES CAER EN LO MISMO!!!

                Las carcajadas de Draco fueron interrumpidas por el gesto de Hermione de abrir la puerta. Había entrado en la biblioteca, y se sorprendió al ver cenizas regadas por la mesa de la bibliotecaria.

                -¿Qué pasó aquí? -preguntó Hermione con los ojos totalmente dilatados.

                -Se quemó un libro de la Sección Prohibida… -le contestó algo furiosa la señora Prince.

                Hermione volteó para mirar a Draco, quién reía sin preocuparse de disimularlo; con los ojos pidió una explicación.

                -Si… y fue nuestra culpa -afirmó Draco con seguridad.

                -Imposible, imposible, imposible, imposible… -repetía mientras caía al suelo paulatinamente con su espalda afirmada a la muralla.

                -Es mejor que hagas tus espectáculos de llanto en otra parte… –opinó Draco algo divertido.

                Hermione se levantó del suelo en forma que rayaba en lo violento. Se arregló el cabello y salió ante la mirada sorprendida y curiosa de la bibliotecaria. Draco salió detrás de ella en pasos agigantados, para poder alcanzarla. Todo estaba perdido, pensaba Hermione. La única opción de librarse del hechizo de Draco, podría estar en ese libro, en ese libro que extrañamente había desaparecido.

                Sus pasos la dirigieron por pasillos misteriosos, donde ella no tenía plena conciencia del lugar exacto ni de como regresar. Además ahí estaban esos pasos ligeros que le seguían, esa respiración que ya sentía que le estremecían todo su ser, toda su alma… y ella escapaba, escapaba de ese sentir, que ella no quería reconocer como amor; pero que sin embargo lo era… muy en el fondo lo era.

                Draco le seguía, sin tener intenciones de detenerse o desistir de su propósito… del propósito de escuchar una confesión, una resignación por parte de Hermione… quería sentirse triunfador, triunfador de que ella, de que aquella chica testaruda le dijera “TE AMO”, un “Te amo” sincero.

                Finalmente Hermione, se detuvo ante una puerta… que abrió lentamente para tratar de ocultarse de Draco. Pero éste fue más hábil y se interpuso a ese gesto cobarde.

                -¿Por qué me trajiste aquí? -preguntó el chico de ojos sagazmente grises mientras se aseguraba de cerrar bien la puerta a sus espaldas.

                Hermione no entendiendo la pregunta, levantó la vista, donde se pudo ver con claridad unos ojos color miel, hinchados y rojos por el llanto.

                -¿Aquí dónde?

                -Aquí… en la sala de trofeos… -dijo Draco mirando a su alrededor- donde antes… donde antes te dije que le dijeras todo a Potter y que demostraras que eres una Griffindor… ¿lo recuerdas?

                Hermione buscó una esquina, donde con su propio cuerpo se cubrió de un frío que le vino de repente.

                -Sí, lo recuerdo… como no hacerlo.

                Malfoy se acercó sacándose la capa negra y cubriendo a Hermione con ella. Era una situación realmente incómoda.

 

FLASH BACK DE “GINNY Y HARRY”

 

                -No puede ser cierto… ¡¡¡¡¡dime que no es cierto!!!! -gritó poniéndose de pie y mirando a Ginny con severidad en sus ojos verdes, no propios de ellos.

                -¡¡¡Qué más quisiera yo!!! ¿Tú crees que esto es lo que quiero para mí? -preguntó de la misma forma- le escribiré a mi madre, ella nos dirá que hacer.

                -¿¿¡¡¡A tu madre!!!?? ¿Acaso estás loca?

                -¿Y qué quieres que haga?, de todos modos se enterara… es mejor que le diga desde antes.

                -Pero, pero… pero, ¿y tus estudios?-dijo Harry tratando de calmarse.

                -No lo sé… supongo que trataremos de hablar con Dumbledore.

                -Ginny… ¿qué esperas de todo esto?, ¿qué me case contigo y vivamos juntos toda la vida?

                -Pues deberías -dijo una voz seca y furiosa.

                Ginny lo miró con perplejidad en sus ojos claros. Su cara estaba totalmente encendida y unas lágrimas comenzaron a asomarse por un rostro antes pecoso y ahora con un poco de acné.

                -RON… RON, LO SIENTO… -dijo Harry aturdido.

 

“FIN DE FLASH BACK”

 

                Incomoda por que los recuerdos se venían a la mente sin querer hacerlo, venían sólo porque querían hacerlo… o porque una extraña voz les decía que vinieran a perturbar aún más a dos jóvenes amantes.

                -No entiendo todo esto que está pasando… -dijo Hermione con voz grave- no entiendo al profesor Snape y su castigo, porque no nos dijo qué diablos quiere que hagamos ahora… no te entiendo a ti; y lo peor de todo, es que ya no me entiendo ni a mi misma…

                -Eso es normal -contestó Draco en forma diáfana- todo esto empezó por algo inexplicable.

                -¡Pero es que yo no concibo que tú seas mi verdadero amor! Es imposible, simplemente imposible.

                -Suena lógico.

                Se mantuvieron en silencio durante algunos minutos. Y quizá eso le permitió a Draco a recorrer la sala en un buscar minucioso. Buscaba algo que ni siquiera él sabía lo que era, simplemente un palpitar en el pecho le decía que buscara.

                Finalmente encontró algo… era una tapa y una contratapa de un libro, con solo las hojas primeras y finales.

                -Hermione… ¡¡¡Granger!!! -gritó desesperado al ver a la chica que no se movía- mira lo que encontré.

                -¿Qué encontraste? ¿A Bin Laden?

                -¿A quién? Bueno, sea lo que sea, encontré el libro…

                -¡¡¡De qué libro me estás hablando!!! -gritó algo enojada Hermione y poniéndose de pie con algo de dificultad.

                -El de “hechizos amorosos”… -le respondió Draco extendiendo el brazo para enseñarle mejor el libro.

                -Pero… pero… pero, es imposible, ¿cómo llegó aquí?

                Hermione tomó el libro entre sus manos temblorosas, con lo que pudo constatar de que no estaba completo pero, le faltan hojas.

                -Ya entiendo -susurró Draco débilmente.

                -¿Entiendes qué?

                -Piensa Hermione, piensa…

                -¿SABES? Es mejor que te vayas, y que me dejes pensar en paz… -se excusó la chica indicándole la puerta.

                -¿Por qué? ¿Te pongo nervioso? -dijo volteando y mirándole con locura. -¡¡¡¡Nooooo!!!!

                -¡¡Entonces mírame!! Deja de evadir mi mirada… ¿qué no te das cuenta que solo así puedo decirte… lo que siento, ¿qué no te has dado cuenta?

                Hermione se quedó en silencio… en ese silencio pendenciero y devastador. si, ella se había dado cuenta hace mucho… desde esas veinticuatro horas en el bosque, pero nunca se había atrevido a decir lo que veía en esos ojos grises arrolladores, libidinosos y desenfrenados; por miedo a una burla o a un rechazo.

                -¿Y qué se supone que me están diciendo ahora?-preguntó La chica algo amenazadora.

                -¿Qué no lo adivinas?

                Sí, sí lo adivinaba… y mientras tanto, las manos de Draco comenzaron a pasar sigilosamente por detrás del cuello suave de la chica.

                -¿PERO SERÍA LO QUE ELLA PENSABA?, ¿SERÍA AMOR?





No es otro tonto post de Harry Popotes

9 10 2009

facebook 1936





Zombieland

4 10 2009

Pues se ha agregado una película mas a mi lista the must, en lo que viene en los proximos mese en cartelera.

La susodicha es Zombieland.

Se ve que la puta película es una verdadera belleza y por si fuera poco, ha recibido excelentes críticas y aceptación por la audiencia y siendo que la trama es una comedia, con Zombies como idea principal, una jetita cumshotera, y las participaciones de Woody Harrelson y Abigail Breslin, la cual, por cierto, me fascina a pesar de ser una pinche escuinclita, es mas que claro que estaré afuera de la sala babeando como perro en brama cuando se estrene aquí en Mexicou City. Les dejo los Trailers aqui abajito.

Esta se une a The Soloist, Jennifer’s Body, Inglorious Basterds, District 9, (500) Days of Summer, 9, Whip It, Alice In Wonderland, Where The Wild Things Are, Avatar (namas por el hype), The imaginarium of Doctor Parnassus y Solomon Kane (esta dos ultimas a ver hasta cuando porque veo difícil que encuentren buena distribución). No se si me falte alguna, pero cuando menos esta que son las importantes si me tienen bien reteemocionado.





In Quentin We Trust (updeiteado)

30 09 2009

Me caga que la gente no agarre el pedo.

Un profesor de mi antigua preparatoria, uno de esos profesores cultísimos y con una inteligencia hipnotizante, que ahora le da clase a mi hermano, se atrevió a decir que Quentin Tarantino era una basura comercial que solo buscaba hacerse de muchos millones vendiendole filmes con datos históricos erróneos e incoherentes y llenos de una zarta de estupideces inverosímiles, a masas dispuestas a pagar por cualquier pendejada como la mexicana. WTF!!!!!! Justo a poco mas una semana de que Inglorious Basterds se estrene en México.

Detesto a ese tipo de pendejos que, como dijo el Cabrío en este post, hablan con ese asqueroso tono de soberbia como diciendo, ‘ustedes no saben absolutamente nada de cine. Pinches ignorantes.’ o ‘ Ustedes no han visto Tarkovski pendejos’. ME-CA-GAN. 

Probablemente sea cierto. No sabemos nada de cine, pero ese pedazo de basura andante tampoco sabe. No sabe con que presupuestos hizo Resevoir Dogs o Pulp Fiction, cuanto recaudó en taquillas con esas películas y como marcaría con sus guiones la pauta que seguirían otros cineastas mas tarde. Tampoco tiene idea de la cantidad de las referencias que hace a la filosofía oriental y al cine de Brice Lee en Kill Bill. Y que evidentemente no sabe a quienes hace homenaje con su serie Grindhouse. Y se atreve a decir semejante mamada. Y que quede claro que no me emputa el que hable mal de Tarantino -cada quien tiene su opinión, muy respetable por cierto- y, a decir verdad, me importa poco lo que alguien como él pueda opinar. Lo que me caga, y la razón principal por la cual escribo este post, es la soberbia y falta de fundamentos con la que esta clase de profesores se expresa, no importa cuan cultos e inteligentes sean, ni siquiera si son unos verdaderos genios en las ramas en las que se desempeñan. No dejan de ser cuadrados y desinformantes.

Quentin Tarantino no es para nada cine de arte. No es Kieslowski, no es Eisentein, no es David Lynch, mucho menos Welles. No es cine para intelectuales. Tarantino es Tarantino. Es Hiperviolento y gangsteril, con referencias geek-pop y una gran influencia del cine oriental y de los westerns de Sergio Leone, pero no por eso su cine es peor o menos serio que el de los anteriores. A decir verdad, es mucho mejor y mas influyente que un par de los mencionados anteriormente y quien no sepa diferenciar estilos y en su lugar prefiera echar pestes sin fundamentos por el simple hecho de vivir encerrado en una burbujita, es alguien que no merece mi respeto. Suena estúpido, pero hay que tratar de apreciar un poco de todo y no limitarse a un solo estilo. Y si se hablarán pestes de alguien, por lo menos justifiquen sus críticas y no hablen nadamas por hablar.

Yo seguiré regalandole mi dinero a alguien que realmente se lo ha ganado.