Review: Tron (1982)

21 09 2009

2.5 out of 5

 2.5 out of 5

 

En corto: Llena de innovadores efectos, Tron poco logra en conectar al espectador, sintiéndose en general, un videojuego filme vacío y sin corazón.

Tron image 3

Iron Knight reviews Tron

Bueno, pues a resultas que hace poco, bueno, no, hace mucho, quise rentar Tron (1982), una película sobre la que no sabía nada, tan sólo por el hecho de verla, ya que la secuela se acercaba y algunos cibernéticos me la recomendaron. Dicho y hecho, me fui directito al Blockbuster más cercano, y después a otros más, sólo para que me dijeran el clásico: No. no la tenemos. Pero te la podemos encargar si quieres. Yo me reprimo un vete a la…  al escuchar el precio, y acudo a mi as bajo la manga: Amazon. Fast forward al presente y aquí estoy, añadiendo dicho filme a mi pequeña colección. ¿Mi reacción? La de masticar un chicle: empieza con buen sabor, y acaba con poco.

TronTron, es, ante todo, una buena pieza de efectos visuales, que marcaría a otras más en el futuro, con buenas secuencias, sonido y f/x, pero con poco manejo de personajes y guión. Por supuesto, si no la han visto, no esperen que se vea como la futura secuela o ya por decirlo, Avatar (2009), pero hay que reconocer que en aquella época, marcó todo un logro, aún cuando ya habíamos visto grandes cosas en 2001: A Space Odyssey (1968), Alien (1979) y la trilogía original de Star Wars (1977-1983); o bien, en el ’82 también,  con la genial Blade Runner (1982).

Pero bueno, vamos al grano. La trama de Tron es simple, y eso le suma algunos puntos que bien la pudieron haber cagado. Se trata de un güey de nombre Kevin Flynn, que trabajaba exitosamente para una gran empresa cibernética (ENCOM) hasta que otro gûey de nombre Dillinger (no, no estoy hablando de Public Enemies (2009)), le roba su invento -unos grandiosos videojuegos- y lo presenta como suyo el muy cabrón, quitándole la chamba a Flynn y mandándolo a trabajar a un sitio en donde dichos juegos están al alcance del público.

Lo malo, es que, en este mundo avanzado, la corporación es casi casi dirigida por una máquina con inteligencia artificial, la Master Control Program (MCP en adelante), quien se ve amenzada con las constantes intentos de Flynn de hackear el sistema y desmantelar el complot de su idea para sacar a la luz la verdad, por lo que cuando Flynn y sus amigos, la Dra. Lora y Alan, entran a los laboratorios a hacer lo suyo, la pinche MCP (que medio se quiere hacer la HAL  de Kubrick), lo convierte en bytes y lo introduce al mundo electrónico. Y aquí empieza lo bueno y lo malo.

Kevin Flynn (young)

¿A poco ese es Jeff Bridges? Sí, sí es.

Es innovador y hasta cierto punto entretenido ver el ingenio de los creadores al retratar con un estilo muy peculiar el “mundo de adentro”, pero incluso aquí, que es el fuerte del filme, hay fallas. Tengo que admitir que en varias ocasiones la ilumninación y los colores son poco adecuados y pueden llegar a ser molestos. Por otra parte, a veces es difícil seguirle la corritente al filme, puesto que uno no ve, o visualiza, por así decirlo, el entorno.

Flynn encuentra que en este mundo, los programas (que se parecen a sus usuarios creadores) rebeldes, y son puestos a combate gladiador (tipo juego) unos con otro  hasta que la muerte les llega, o hasta que acepten al MCP como autoridad y desconozcan a sus usuarios. Afortunadamente, se encuentra con el programa de su amigo Alan, de nombre Tron y a otro programa, de nombre Ram, y juntos se alían para establecer comunicaciones con el mundo exterior. Precisamente, al inicio del filme, nos enteramos que Alan ha creado este programa Tron, para dicho fin.

Pues bien, en medio de sus aventuras, nos muestran una de las mejores cosas de la película: los lightcycles, un juego, en el que los jugadores montan en una especie de moto que despide una pared por detrás. El que choque con ella, pierde, así de sencillo, pero diablos, así de chingón.

Tron image 2

Lectoras y lectores, este es un filme de pura tecnología, como ya había dicho. No podemos criticar a los actores -que hasta eso, funcionan bien (Jeff Bridges y Bruce Boxleitner en particular)- ni al director, quien le pone obviamente más empeño al aspecto visual. Sin embargo, la cinta, en general, entretiene, y más que nada me deja con ganas de ver la ya anticipada secuela Tron Legacy (2010), con parte del cast de regreso, y en la que veremos a un Flynn ya vejón cuyo hijo parte en su búsqueda. La nueva cinta promete una gran experiencia en cines, puesto que será estrenada en IMAX 3D, el 17 de diciembre del próximo año. Sí, aún falta, pero por lo pronto tenemos un pequeño video/trailer promocional para ponernos ansiosos. Por cierto, los lightcycles se ven mejor que nunca.

Kevin Flynn (old)

Miren cómo pasa el tiempo…

Lightcycle

*Format based on Screen Rant’s.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: