5.- Nuevo Castigo

29 07 2009

Bueno Bloguérs, un  poco ocupado esta semana para postear, con la entrada a la Uni, la chica, ya saben haha. Pero una vez más les traigo el ya 5to capítulo, episodio, como quieran llamarlo, de “24 Horas”, fan-fic que simplemente parece drama de T.V. aunque está entretenido el leerlo. Fui el lunes a ver Harry Potter, por cierto, y admito que salí bastante satifecho, peor a la vez también muy decepcionado. El review vendrá en mi siguiente entrada. Ando ocupadón trabajando en otra cosa, por cierto, que espero poder ir sacando a la luz dentro de poco, y simplemente, los dejo disfrutando el post, que no sé si ya lo notaron, pero cada vez los capítulos son menos largos, jajaja.

Hermione and Ginny

-¿Tú crees que no? -respondió Draco a modo de pregunta, mientras se perdía por entre la oscuridad de la sala de trofeos.

                -Mierda -gruñó por lo bajo Hermione sentándose nuevamente en el suelo y con las lágrimas acompañando su rostro pálido – ¿Por qué a mí, por qué a mí?

 

-*-

 

                -No tengo nada que hablar contigo Potter  -respondió Draco mirándolo con asco -al menos por ahora.

                -¿A qué te refieres con “por ahora”? -preguntó Harry furioso, y un tanto desconcertado.

                -Todo a su tiempo Potter, todo a su tiempo -se apresuró a decir Malfoy dirigiéndose a las mazmorras –Ahora, ¡quítate de mi camino!

                -¡¡¡No estoy para tus juegos Malfoy!!! -gritó Harry antes de que se perdiera Malfoy de vista.

                -No lo parece Potter, te juro que no lo parece. -murmuró Draco a lo lejos, esbozando una sonrisa malévola.

                -Estúpido… –bramó Harry.

                -Harry… -llamó de repente una voz femenina.

                -¿Quién es? -preguntó Harry mirando a su alrededor.

                -Soy yo, Harry… yo… Ginny –dijo ella, saliendo de un pasillo.

                -Hola… ¿qué quieres? –preguntó Harry sorprendiéndose de la forma en que la pelirroja llevaba su túnica demasiado corta.

                -Tengo que hablar contigo… -pidió ella acercándose.

                -¿De qué?

                -Acompáñame… esto tienes que saberlo -dijo arrastrándolo de la mano.

                -¿De qué estás hablando?

                -¿De qué más? De tu novia, de Hermione.

 

-*-

 

                -Siéntense rápido y abran sus libros en la página 389 -comenzó a decir el profesor Snape mirando con odio al salón.

                Los chicos obedecieron con movimientos lánguidos. Hermione trató de ignorar la mirada

de Harry que era intrigante, como el de un detective que espera encontrar una pista. Ron en cambio, estaba concentrado en comer unos panecillos por debajo del pupitre.

                -Señorita Granger y señor Malfoy… vaya, vaya… por fin aparecen –comentó Snape fulminando con la mirada a los dos chicos -Supongo que me trajeron lo que les pedí ¿no?

                Hermione sintió que un balde de agua fría le tiraban por la espalda. No quiso mirar a su lado, pues se encontraría con unos ojos verdes amenazadores, y mejor buscó a Draco. Éste la miraba sorprendido, realmente inquieto e incómodo ante la mirada extraña de todo el salón.

                -Profesor… lo que pasa es… -intentó explicar pero Draco la interrumpió con una voz firme y segura.

                -… no encontramos nada debido a la lluvia señor -explicó poniéndose de pie.

                -¿De cuándo acá la lluvia es un impedimento para cumplir con sus obligaciones señor Malfoy? ¿Me está diciendo que en unas extensas veinticuatro horas, un día entero, no pudo con mi encargo? -Snape estaba furioso, y golpeó con ambas manos el pupitre de Draco quien ni pestañeó ante el feroz ruido.

                -Lo lamento señor -dijo Draco en un tono monótono.

                -¿Lo lamenta? ¿Eso es todo? -el profesor se mordió el labio tan fuerte, que logró que un hilo de sangre se resbalara por su comisura. Parecía explotar de la rabia y se sentía defraudado por su favorito.

                -Sí señor… eso es todo… -contestó Draco, con el entrecejo fruncido mirando directamente a los ojos, sin presentar temor alguno.

                -¿Algo que decir, señorita Granger? –preguntó Snape volcando su odio en la chica.

                Hermione quería correr en ese preciso instante. SU cuerpo temblaba, su mente quería derretirse y no pensar en lo que sucedería. Sus manos sudaban exagerada y deliberadamente. Volvió sus ojos miel hacia un lado. Ron la miraba perplejo, con el panecillo a medio camino, su mirada azul dejaba traslucir su preocupación, y quién sabe, tal vez… odio.

                Luego volteó hacia Harry. Éste la miraba desconcertado, sin comprender aún lo que estaba ocurriendo, lo que acababa de oir. Sus ojos verdes esmeraldas parecían llorar, hablar, rabiar… Harry movió los labios y por lo que pudo leer y deducir Hermione decían: ¿Por qué, qué pasa?

                De pronto su respiración se volvió agitada. Las lágrimas querían derramarse por sus mejillas grotescamente, pero no, no lloraría… por lo menos por ahora. Deseaba pararse y gritar todo lo que había acaecido en esas odiadas y malditas veinticuatro horas, para sacarse el remordimiento y la gran culpa que la invadían en ese momento. Todo esto pasaba por su cabeza en una fracción de segundo, y aunque ella no lo notara, no había pasado mucho tiempo.

                Se puso de pie, delante de la mirada gris impactada de Draco, abrió la boca, y estaba

dispuesta a decirlo todo, todo sin omitir ningún detalle, sin embargo, esto salió de sus labios:

                -La lluvia nos dificultó la vista y el paso y yo… yo me caí, me lastimé una rodilla. –se mordió el labio inferior, cerró los ojos unos breves segundos y volvió a sentarse.

                -Ya veo… ¿qué más pasó en todo ese tiempo señorita Granger? Por favor, le suplico que

sea creativa para mentir.

                -Me estuve recuperando de mi pierna, Madame Pomfrey puede confirmarlo. –respondió Hermione, mintiendo a la vez.

                -Sí, claro –dijo Snape, poniendo cara de incrédulo, mezclada con ironía -pero entonces como no ha cumplido mi castigo, deberá quedarse después de clase y obviamente el señor Malfoy tendrá que acompañarla… de nuevo –finalizó, rodeando a Hermione.

                Esto no podía estar realmente pasando… ¿no era suficiente castigo ya todo lo que estaba ocurriendo?

                Draco, lejos de sentirse enfadado, sonrío. Se notaba que había degustado totalmente de

la decisión, y no presentaría objeción alguna.

                -Maldito -murmuró Harry a su lado, por lo bajo.

                -Como veo que no dirá nada más… dejo para todos ustedes, lo que pasó… lo lamento

por usted señor Malfoy, y para qué decir de Potter. -dijo sentándose a revisar exámenes.

                La clase continuó en un ensordecedor silencio, y nadie se atrevió a mencionar ni

una sola palabra. Harry y Ron se cambiaron de puesto, dejándola sola con Parvati y Lavender, que le dirigían miradas envidiosas.

                -¡¡PUEDEN RETIRARSE TODOS!! ¡¡TODOS MENOS GRANGER Y MALFOY!! -vociferó el profesor cuando sonó la campana -¿Ya saben lo que tienen que hacer no? -finalmente se marchó de las mazmorras avanzando a zancadas.

                -Hablamos después, nos espera una larga conversación -dijo Harry a Hermione, antes de marcharse.

                -Harry… espera. -pidió ella con lágrimas que le impedían la vista.

                -Después Hermione, sólo te digo que no soy tu diversión. -respondió éste golpeando la puerta detrás de él y Ron.

                -Mierda -dijo Hermione votando unos calderos al suelo por producto de la ira que le invadía la mente.

                -Por fin solos Granger, por fin… solos. -dijo Draco Malfoy, acercándose peligrosamente hacia la chica, sonriendo con ironía. Sus ojos grises iluminaban su pálido rostro.

FUENTE: http://www.fanfiction.net/s/1056487/1/24_HORAS

AUTOR(A): MAPACHE

POSTED BY: Charles Ryder, on Le Blogué.

Y una imagen de regalo…Slughorn's dinner party

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: