Bebés En Peligro… O Al Ataque!

18 06 2009

Anoche, entre las varias cosas que tenía en la mente y apartando la mirada del libro que estoy leyendo (“The Traveler” de John Katzenbach, el cual recomiendo bastante), alcanzé a oir en el noticiero nocturno que habían robado a una bebé recién nacida (de horas), en el Hospital General, y que prácticamente la habían quitado de los brazos de su madre.

Bebé

La joven pareja, desconsolada, pedía ayuda a los medios de comunicación para poder encontrar a su pequeña hija. Por lo visto, las otras compañeras de cuarto de la mujer, dijeron haber visto que alguien que ellas habían visto (perdón por la redundancia),  varias veces en el hospital, había entrado y había tomado a la niña, cuando su madre había acudido al baño (al final de un pasillo). De ahí, la infanta había desaparecido por completo. Hace un rato, acaban de anunciar que hallaron a la niña, la identificaron y capturaron a una mujer (que parece que trabaja en el hospital) y a su esposo, los cuales la tenían en su poder. La niña ya ha sido devuelta a sus angustiados padres.

Baby Taken

Esto me lleva a pensar: “¿Qué tan mal está la sociedad mexicana, como para que incluso estén robando bebés de los cuneros? ¿Por simple maldad, por necesidad material… podría ser necesidad emocional? Si bien la política es importante, gran parte de los problemas de la actual sociedad mexicana, se deben a nuestra forma de ser como tal. No hemos aprendido a respetar al prójimo (sí, aunque suene estúpido), no hemos aprendido a vernos unidos como una nación. La Santa Influenza de hace un mes y medio no ayudó a unirnos incluso. Hubiera peligro o no realmente, la mayoría de la población jamás acató las reglas al 100% de protección contra el virus, y lo confieso, yo tampoco. Parece ser parte de la esencia del mexicano tener una personalidad sumamente individualista, con tintes de convivencia.

La bebé recuperada

A mi punto de vista, robar un bebé recién nacido, es un acto igual de repugnante que matar a una persona porque sí, sobretodo porque e sun abuso, dado que el infante no puede defenderse, ni siquiera reconoce bien aún a sus padres, y por lo tato, sería muy fácil hacerle cambiar todas su emociones. Es un chantaje y un secuestro mental impactante. Es impresionante cuántas personas pueden no volver a ver a sus hijos nunca. Sólo por si les interesa, vean “The Deep End Of The Ocean” que trata de esta temática. Qué lastima que los bebés no puedan defenderse a sí mismos, o imaginen, sería fantástico…? 

Bebé Furioso

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: