Fábula

22 05 2009

The Lady Of The Night

Y, te cuentan como él, se transformó,

en árbol porque así lo deseó y,

se quedó, plantado allí mirando,

la tierra en que nacían flores nuevas.

Fue, refugio del conejo y colibrí,

y el viento le enseño a qué saben, sí,

la miel y la resina silvestres y, la lluvia lo bañó,

“Y mi felicidad -decía para sus adentros-

eso… eso sé, que ahora la encontré,

eso… porque tengo,

todo el tiempo ya para mi,

ya no necesito más de nadie.

Toda la belleza de la vida es para mí.”

 

Y un día pasaron por allí,

los ojos de una niña,

que le habían robado al cielo,

el brillo de dos estrellas.

 

Y se estremecieron, sus raíces.

 

Cuánto desconcierto de improviso dentro de él,

eso que solamente siente el hombre sin la mujer,

y alargó sus ramas, hacia ella.

 

Sintió que la felicidad,

no es nunca la mitad,

del infinito.

 

Luego eran al tiempo, sol y luna, nube y música,

eran al tiempo risa y llanto, y entretanto,

era un hombre que, a la vida despertó.

 

Eran como el canto que llenaba sus enormes soledades,

esa parte verdadera, que una fábula encantada,

esconde en sí, para ser auténtica.

Bueno, este es un pequeño escrito que encontré navegando por Internet, y… me pareció bastante interesante. Un escrito bizarro para lo que fue un día bizarro. Espero les agrade…

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: