La Geografía De Mi Camino: Un Giorno Dove Vivere

18 05 2009

“Quanto non sai, quanto non sai di un mondo dentro che non hai, quanto non sai, di me?” Esa es la línea del coro de la canción “Prima Che Esci”, compuesta por el grande Gianluca Grignani. Y no la pongo porque vaya a hablar de este cantautor italiano, de la canción, o de algún álbum. La menciono simplemente porque es la canción que estoy escuchando al escribir estas líneas, y porque me da una tranquilidad sorprendente, con ganas de gritarla al viento, con un pequeño susurro de sensibilidad, pero sin embargo escucharla también en silencio. Es un tema extraño que cada vez que lo oigo me hace pensar o reflexionar en algo. Y generalmente la escucho en días parecidos a estos, grises, nublados, y a la vez llenos de un viento intenso que busca espacios en los que respirar.

Dock

La entrada de Heichman, decía abajo que siempre hay miedo de iniciar una nueva etapa. Eso es muy cierto, y lo menciono por experiencia. El inicio de un nuevo capítulo en la vida, y el cierre de otro, siempre causa esa sensación de extrañeza y vacío, como cuando uno está a punto de saltar al bungee por primera vez, e incluso llegas a sentir esa pequeña dosis de adrenalina por saber qué es lo que vendrá. Y precisamente por eso. No conocemos lo que nos deparará el futuro, y precisamente es eso lo que más nos da miedo a nosotros los seres humanos: lo desconocido, y el no saber cómo manejarlo, y más aún, cómo vivirlo, acompaña a ese miedo.

Siempre he soñado con parar el tiempo, y más que nunca, debo admitirlo, lo he deseado este año, que no avanzara ni retrocediera nada. Pero sin embargo, quiero seguir adelante, quiero ver qué está preparado, que es lo que indica el camino. Me he descubierto y reinventado a mí mismo últimamente, y no lo hago porque quiera, a veces lo hago para olvidar, y vaya que me ha servido. Pero he aprendido a no tener miedo de las cosas nuevas, porque ese mismo miedo, puede hacer que des el primer tropiezo. “Canto sottovoce ma c’è, un suono dentro di me, così prepotente”, ah, sí, siempre hay algo que lucha por salir desde adentro.

Y continuando de mientras con ese sentir “fatalista” por el final de la preparatoria, me doy cuenta de que realmente no extrañaré a ciertas personas, o extrañaré a un lugar en específico. Creo que más bien me extrañaré a mí mismo, extrañaré el haber forjado yo mi vida, y una parte del camino, en ese lugar, porque no es éste el que lo forja a uno. Uno mismo va forjando al lugar y lo vuelve específicamente como uno quiere. Uno podría estar prácticamente en cualquier sitio, y simplemente amarlo por haber estado ahí. “Ma adesso e come se… niente c’è”.

Supernova

Me doy cuenta, que si hubo un huracán que causó problemas, fui tan solo yo. Que los defectos son las experiencias que a veces no entendemos, pero que eso ya no me da miedo. Las decisiones más profundas serán tan solo mías, al igual que mi coraje de afrontar las cosas. He aprendido a reconocerme tal y como soy. He aprendido a manejar mi propia melancolía, y a leer el cielo. Siempre con la vista al frente, yendo codo a codo al camino. Y que ya no tengo miedo. He podido comprender la simpleza y belleza de una poesía, así como la complicada instrumentación de una canción o una película. También he aprendido a apreciar a quienes tengo cerca, y no me refiero a la familia, me refiero a personas que llego a considerar tan importantes como ésta, o incluso tener en un pedestal; son, claro está, mis tres mejores amigos, con quienes cada vez que hacemos una estupidez, nos reímos de lo idiotas que podemos llegar a ser, o que cuando tenemos un problema, no es necesario hablarlo para saber que hay uno, son momentos, que más que se los lleve el viento, se han vuelto paredes escritas en mi memoria. Y lo mismo digo para la increíble y maravillosa persona que me ha hecho sentirme en un sueño estos últimos días, un sueño del que no quiero despertar; te convertiste en una de las más importantes de mi vida, y simplemente, te agradezco, que me hayas dejado formar parte de la tuya, y de tu corazón. Te amo.“Insieme a te, ho conosciuto giorni che, erano migliori” Pero como le dije hace unas horas, siempre tenemos que regresar a la fea realidad, y lo peor de todo, es que aparte de fea, es real!

Son estos momentos, de cerrar capítulos, en los que uno se da cuenta de quién es realmente, de si lograste saber quién eras, si lograste descubrirlo, o si sigues pensando que ya sabes quién eres, o ni siquiera te has dado cuenta de lo complicada y bella que puede llegar a ser tu vida. Porque así es ésta. Y yo, por ahorita, de esta vida, no pienso alejarme todavía, al menos hasta que cambie la geografía de mi camino.

Risk

“Cercando, soltanto, un giorno dove vivere, di cose, normale, e dolcissime, un giorno che, non c’è, paura, ma ancora non è qua, e già… il cielo schiarirà, e sarà domenica”.

C. R.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: